# IFS Global Markets Food.

Hemos desarrollado un estudio breve sobre la certificación IFS Food para la EXTENDA, la agencia para la promoción e internaciolización de las empresas andaluzas, donde el sector agroalimentario es el prevalente. La reflexión es que el esquema IFS Global Markets Food presenta una oportunidad única para las pymes y micropymes agroalimentarias de entrada en la liga de los grandes actores del sector a nivel internacional. 

LA CERTIFICACIÓN ALIMENTARIA

La seguridad alimentaria es un requisito legal para las empresas de alimentación.

La normativa es exhaustiva, intensa y está en constante evolución. En la Union Europea la normativa en relación a la inocuidad de los alimentos es común.

La responsabilidad de la seguridad alimentaria de los productos recae sobre  la empresa que los comercializa, y el cumplimiento de las normativas es exigible por parte de las autoridades sanitarias de cada país.

La normativa es común, pero los procedimientos de verificación no son homogéneos. Pueden variar incluso entre comunidades autónomas del país.

En un escenario de comercio global e internacionalización se crean entes de verificación independientes y privados que aplican esquemas y procedimientos de verificación de los mismos a nivel global, unificando un criterio común de seguridad alimentaria certificable. 

Aprobar la verificación de estos criterios, en sus distintos niveles, garantiza un nivel de seguridad alimentaria que se alinea con los requisitos para comercializar el producto a nivel global y es exigido por la gran distribución.

El estándar más aceptado a nivel europeo es el de IFS que en sus distintos esquemas garantiza la seguridad alimentaria del alimento a lo largo de  su  cadena de valor. La versión aceptada y exigida en  Gran Bretaña es el estándar BRC.

El objetivo del esquema Food de la norma IFS es, entre otros,  garantizar y controlar la inocuidad del alimento comercializado. Esto implica trabajar con proveedores que puedan demostrar su seguridad alimentaria. Es por ello que la propia norma favorezca la tendencia a trabajar solo entre empresas de alimentación certificadas.

La certificación IFS favorece la comercialización del producto al consumidor final, y la comercialización del producto como materia prima ( proveedores ) de empresas certificadas en IFS, lo que sirve de catalizador para pymes y micropymes de alimentación en su crecimiento.

Con la intención de favorecer este crecimiento de pequeñas empresas, IFS crea un esquema intermedio que sirve de entrada a la certificación alimentaria: es el esquema “Global Markets”.

La tendencia en certificación IFS Food en España es de crecimiento sostenido ( 42% en el período 2016-2021) , siendo el país el segundo con mayor número de certificaciones a nivel global con un 17% del total. Sólo por detrás de Italia.

La aparición de la IFS Global Markets Food, con menores requisitos de entrada, facilita la certificación de empresas más pequeñas, con poca estructura,  al escenario de la alimentación internacional. En España el crecimiento de empresas certificadas en este esquema menor ha tenido un crecimiento en el período de 2016-2021 de un 1089%; prueba su utilidad y el interés que ha generado entre las empresas de menor tamaño, o de más reciente creación.

No hay costes ni plazos definidos para la consecución de la certificación alimentaria. La única certeza es que la obtención de la IFS Global Markets es, por su menor exigencia , más rápida y conlleva menos costes.

INTERNATIONAL FEATURED STANDARDS. DATOS GLOBALES.

La certificación IFS  se circunscribe mayoritariamente al mundo de la alimentación y a procesos incluidos en la cadena de valor del alimento.

Existen actualmente 6 esquemas de certificación IFS, y 4 pasos intermedios de certificación para 4 esquemas específicos. Esta certificación intermedia permite el acceso a Pymes y Micropymes a la certificación IFS

Es una certificación Global, aceptada internacionalmente y tiene actualmente mas de 28.000 empresas certificadas en sus diferentes esquemas

La certificación mayoritaria es la IFS Food, que aplica a la Industria de la alimentación

La IFS Food, es una herramienta que aporta valor a empresas de alimentación de todo el mundo, pero que está implantada mayoritariamente en Europa. España está en segundo lugar en relación a los países del mundo donde la IFS Food está implantada en su industria.

IMPLANTACIÓN DE LA CERTIFICACION IFS FOOD EN  ESPAÑA . 2021

En España hay actualmente aproximadamente 3.700 empresas certificadas en IFS Food – IFS Global Markets Food. .

En los datos relativos a la certificación en la industria de la alimentación española, tanto la certificación Food como la Global Markets Food, tienen una evolución positiva y una tendencia al alza. Sin embargo, la tendencia en relación a la IFS Global Markets Food es significativamente mayor que el incremento gradual de empresas certificadas en IFS Food.

LA CERTIFICACIÓN IFS GLOBAL MARKETS FOOD

La IFS Global Markets Food es un esquema intermedio que tiene menores requerimientos que la IFS Food, y por ello es más accesible a pymes y micropymes de la industria de la alimentación española. Tiene menores costes y plazos de implantación.

Tras la aparición de esta certificación intermedia, la tendencia en la industria española es mayor hacia la implantación de la IFS Global Markets. Si bien es aun una norma aún minoritaria se puede intuir un crecimiento exponencial en los próximos años, promovido además por la propia organización IFS.

La industria de Frutas y verduras, y los cárnicos suponen aproximadamente un 50% de las certificaciones de IFS combinada.

El alcance en las empresas certificadas en IFS Global Markets Food es distinto, lo cual puede ser un  indicador del sector en el que operan las pymes y micropymes alimentarias españolas.

La IFS Food es un esquema complejo y completo que demanda de la empresa un sistema integral de gestión de la calidad  ( mediciones, mejora continua ) y de la seguridad alimentaria. Es muy exigente en las instalaciones y demanda un equipo técnico a cargo de su cumplimiento que sea solvente y tenga, además, equipo sustituto frente a sustituciones. Los costes  de implantación son altos y los tiempos de consecución largos. Pueden demandar además inversión en RRHH y normalmente en instalaciones y maquinaria en las líneas de producción / envasado.

No hay niveles pero sí hay puntuación en la consecución de la certificación.

En breve la versión actual, la 7, se actualizará a la 8, que se espera sea más exigente: se complicará la certificación IFS Food.

Frente a esto, la IFS Global Markets es un esquema que exige menos de la empresa de alimentación, y además hay dos niveles : básico e intermedio. Se verifica la inocuidad con una leve entrada en sistemas de gestión de calidad, el número de requisitos es menor ( un 50% aprox. menos que los 270+ requisitos de la IFS Food ), y su intensidad de control es más leve. NO hay, además, auditorías no anunciadas ( obligatorias en la IFS Food: 1 de 3 es no  anunciada ).

Para una empresa sin certificar, la certificación con éxito de la IFS Global Market da acceso a mayores posibilidades comerciales e incrementos de ventas que puedan financiar las inversiones necesarias para avanzar hacia la IFS Food con garantías en los dos pilares fundamentales: inversiones en instalaciones, y personal técnico propio cualificado y apoyo externo.

Desde el punto de vista técnico , la entrada en la certificación con un esquema Global Markets  facilita la evolución  hacia la IFS Food mediante el cambio de hábitos de trabajo, gestión documentada de la calidad,  mayor conciencia de seguridad alimentaria en todo el equipo, formación del personal hacia las exigencias de la IFS Food , y poder hacer una transición organizada . 

La implantación de la norma es, además, habitualmente más sencilla de lo que se pueda parecer en una primera instancia. 

.

Ir arriba